El Preámbulo de Adictos al Trabajo Anónimos

      Adictos al Trabajo Anónimos somos una confraternidad de individuos que compartimos nuestra experiencia, fortaleza y esperanza unos con otros para que podamos resolver nuestro problema en común y ayudar a otros a recuperarse de la adicción al trabajo.

      El único requisito para ser miembro es el deseo de parar de trabajar compulsivamente. No hay que hacer ningún tipo de pago ni cuotas para ser miembro de adictos al trabajo; nos mantenemos a través de nuestras propias contribuciones. Adictos al Trabajo Anónimos no está aliado con ninguna secta, denominación, política, organización o institución; y no desea entrar en ninguna controversia; tampoco apoya ni se opone a ninguna causa. Nuestro propósito primordial es parar de trabajar compulsivamente y llevar el mensaje de recuperación a los adictos al trabajo que todavía sufren.

(PDF)

Nosotros los trabajadores compulsivos nos hemos dado cuenta que no hay ninguna cantidad de fuerza de voluntad o auto-determinación que pueda hacernos seguir un programa de trabajo sensato que prevalezca o dure en el tiempo.

Nos hemos dado cuenta que la autosuficiencia nos falló. La autosuficiencia puede ser buena por un tiempo, pero no llega muy lejos. Algunos de nosotros, alguna vez, tuvimos confianza en nosotros mismo, pero esta no solucionó nuestro problema con el trabajo o cualquier otro problema completamente.

Nosotros hemos sentido la necesidad y hemos estado buscando una respuesta a nuestro dilema. Nos hemos dado cuenta de que nuestra obsesión con el trabajo es sólo la manifestación externa de nuestro desequilibrio emocional interno y de nuestra desconexión espiritual esencial.

Nosotros, los que estamos recuperándonos de las consecuencias destructivas de la adicción al trabajo entendemos, quizás como muy pocos puedan, el miedo, la depresión, la ansiedad y la soledad de ser un adicto al trabajo. Nosotros estamos aprendiendo que los elogios que obtenemos de los demás, nuestro deseo de "perdernos" en nuestro comportamiento frenético, y nuestra tendencia enfermiza de necesitar evitar o lograr metas, son todos procesos que utilizamos para escapar de la realidad de que no podemos controlar completamente, nuestra realidad y nuestras experiencias. Estamos aprendiendo que nunca podremos obtener suficientes elogios, dinero, o logros para sentirnos realmente bien con nosotros mismos; que la adicción al trabajo es una enfermedad, y al igual que todas las demás enfermedades adictivas, es progresiva y fatal, si no es detenida.


También estamos aprendiendo que la recuperación es posible. Aprendemos a reconocer y a identificar nuestros comportamientos de "línea de fondo". A diferencia de la mayoría de las adicciones químicas, la adicción al trabajo no nos permite simplemente dejar de trabajar y subsistir. Con la ayuda del Poder Superior, mediante la definición de nuestros comportamientos personales de "línea de fondo", podemos empezar a notar cuando estamos usando adictivamente el trabajo, y podemos parar y orar, o llamar a un compañero adicto en recuperación para que nos apoye. Nosotros hemos experimentado el poder curativo del Programa de Adictos al Trabajo Anónimos.

En nuestras historias compartimos cómo éramos antes de la recuperación, cómo llegamos a la recuperación, y cómo somos ahora. Esperamos que usted decida querer lo que tenemos y que esté dispuesto a unirse a nosotros asistiendo a nuestras reuniones, leyendo nuestra literatura, y practicando nuestros Pasos de recuperación. Ahora nosotros sabemos que tratamos con una Obsesión- astuta y poderosa. Sin ayuda, ésta está lista a sobrepasarnos. Pero hemos llegado a confiar en un Poder superior a nosotros mismos.


Nos hemos dado cuenta que los esfuerzos a medias retrasan nuestro progreso.


Éstos son los pasos que dimos, y que son sugeridos como Programa de Recuperación.

 

(PDF)

  1. Nuestro bienestar común debe tener prioridad; la recuperación personal depende de la unidad de Adictos al Trabajo Anónimos.
  2. Para el propósito de nuestro grupo sólo hay una autoridad fundamental: un Dios amoroso tal como pueda manifestarse en nuestra consciencia de grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de confianza; no gobiernan.
  3. El único requisito para ser miembro de Adictos al Trabajo Anónimos es el deseo de dejar de trabajar compulsivamente.
  4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a Adictos al Trabajo Anónimos en su totalidad.
  5. Cada grupo tiene un propósito primordial: llevar el mensaje al adicto al trabajo que todavía sufre.
  6. Un grupo de Adictos al Trabajo Anónimos nunca debe respaldar, financiar ni prestar el nombre de Adictos al Trabajo Anónimos a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que problemas de dinero, propiedad o prestigio nos desvíen de nuestro propósito primordial.
  7. Todo grupo de Adictos al Trabajo Anónimos debe mantenerse a sí mismo completamente, negándose a recibir contribuciones externas.
  8. Adictos al Trabajo Anónimos nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especializados.
  9. Adictos al Trabajo Anónimos, como tal, nunca debe ser organizada; pero podemos crear juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aquéllos a quienes sirven.
  10. Adictos al Trabajo Anónimos no tiene opinión sobre cuestiones ajenas a sus actividades; por lo tanto, su nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.
  11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.
  12. El anonimato es la base espiritual de todas nuestras tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.

(PDF)

Si somos completamente honestos con nosotros mismos y juntos usamos los 12 pasos y las herramientas de adictos al trabajo anónimos en nuestras vidas, pronto comenzaremos a recibir estos regalos de sanidad y balance:

  1. Nosotros no estamos obsesionados por el trabajo o atormentados por la aversión al trabajo.
  2. La búsqueda de adrenalina pierde su poder sobre nosotros. La preocupación excesiva y la ansiedad se convierten en cosas del pasado.
  3. Tenemos un plan diario de acción que afronta la realidad de tiempo, prioridades, salud y relaciones.
  4. Los miedos de que no habrá suficiente tiempo, dinero o amor desaparecen.
  5. Aprendemos a jugar y a divertirnos juntos.
  6. Reparamos relaciones rotas y creamos otras nuevas.
  7. La salud y el auto - cuidado regresan.
  8. El egoísmo y el ego inflado no dirige nuestras decisiones.
  9. Perdemos el interés en cosas egoístas y ganamos interés y compasión por nuestras parejas, familiares, compañeros de trabajo y amigos.
  10. Nosotros experimentamos lo mucho que nos ayudan las herramientas de este programa para manejar los problemas que nos confundíano nos derrotaban.
  11. Pedimos ayuda y buscamos ayudar a otros.
  12. Descubrimos que nuestro Poder Superior nos ayuda de una forma que la autosuficiencia nunca pudo.

¿Son éstas promesas extravagantes? Pensamos que no. Están ya ocurriendo en la vida de muchos de nosotros. Para aquellos que son nuevos en nuestra confraternidad, no hay problemas que hayan experimentado que no sean comunes para nosotros. Te damos la bienvenida con el más profundo respeto. Cuando aplicamos este programa con honestidad y compasión, un lugar de serenidad crece en nosotros un día a la vez.

 

(PDF)

  1. Nosotros admitimos que éramos impotentes ante nuestra adicciónal trabajo - que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
  2. Nosotros llegamos a creer que un Poder más grande que nosotros podía devolvernos el sano juicio.
  3. Nosotros decidimos poner nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios, tal como lo concebimos a Dios.
  4. Nosotros sin miedo hicimos un detallado inventario moral de nosotros mismos.
  5. Nosotros admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano la naturaleza exacta de nuestras faltas.
  6. Nosotros estuvimos enteramente dispuestos a que Dios removiera todos estos defectos de carácter.
  7. Nosotros humildemente le pedimos a Dios que removiera nuestros defectos.
  8. Nosotros hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos hecho daño y estuvimos dispuestos a hacer enmiendas a todos ellos .
  9. Nosotros enmendamos directamente el daño causado a aquellas personas siempre que nos fuera posible, excepto cuando el hacerlo perjudicaría a ellos o a otros.
  10. Nosotros continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocamos lo admitimos rápidamente.
  11. Nosotros buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, tal como lo concebimos a Dios , pidiéndole solamente por conocer su voluntad para con nosotros y la fortaleza para cumplirla .
  12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, nosotros tratamos de llevar este mensaje a los adictos al trabajo y practicar estos principios en todos los aspectos de nuestra vida.

(PDF)